Cómo preparar el coche para el invierno

La llegada del invierno, dependiendo de donde viva, puede suponer un mayor o menor problema para la conducción. En España, la mitad norte (de Madrid hacia arriba) en general, y las zonas de montaña en particular requieren cierta atención. No pensemos sólo en la nieve, que es el peligro más obvio para la conducción, también el frío y las heladas nos pueden jugar una mala pasada, bien para el sistema eléctrico o para la seguridad en carretera.

Lo más obvio es pensar que hay que evitar conducir en la nieve tanto como sea posible, pero a veces no es posible evitarlo, bien por razones de trabajo o de ocio. Le sugiero que se pare a pensar, ¿hay alguna manera de estar más preparado para conducir en invierno?. Para ayudarle con la respuesta hemos recogido algunos consejos que ciertamente le ayudarán a sentirse más seguro al volante si los implementa al principio de cada temporada invernal.

Revisar la batería para el invierno

Las bajas temperaturas significan que su motor necesita más corriente de la batería para arrancar. También al haber menos horas de luz es normal que se usen más las luces interiores, demandando más electricidad, por lo que debe asegurarse de que la batería funciona correctamente.

Empiece por asegurarse de que tiene suficiente carga en su batería. La manera más sencilla de comprobarlo es encender los faros antes de arrancar el motor. A continuación, encienda el motor; si las luces se vuelven más brillantes, es posible que la batería se esté agotando. Puede probar el voltaje real en casa con un voltímetro o pedirnos en Autosjea que hagamos una prueba por usted. Algunas baterías también tienen un hidrómetro incorporado que mide el voltaje. También conviene revisar los cables para ver si hay grietas. Por último puede venir a Autosjea para que comprobemos el líquido de la batería.

Como consejo general, si su batería tiene más de cuatro años, está viviendo en tiempo prestado. Es mejor reemplazarla ahora con la mejor batería que pueda permitirse para evitar quedarse colgado en una situación delicada.

Revisar las luces delanteras para el invierno

El recubrimiento Ultra-violeta de los faros de plástico se degrada con el tiempo y las lentes se nublan, dando ese color amarillento al faro, lo que reduce la iluminación de la carretera en un 70 por ciento. No es necesario cambiar todo el faro para volver a ver con claridad. Puede comprar un kit de restauración de faros en alguna tienda de repuestos o venir a Autosjea a que le hagamos una limpieza profesional.

Luego saque una de las bombillas de las luces cortas y examínela. El cristal de la bombilla debe ser completamente transparente. Si ve depósitos grises o marrones en el interior de la bombilla, es hora de cambiar los faros. Estos depósitos pueden reducir la visibilidad nocturna en casi 90 metros.

Revisar el limpiaparabrisas y líquido de limpieza

Compre un buen líquido de limpieza con una solución anticongelante – el agua o los líquidos regulares no saldrán en temperaturas de congelación.

Los limpiaparabrisas deben reemplazarse cada 12-24 meses dependiendo del desgaste. Si están empezando a verse un poco gastados, asegúrese de poner otros nuevos antes de que llegue la primera gran nevada de la temporada. Para climas especialmente duros, es posible que también desee recoger un juego de limpiaparabrisas de invierno que proteja el mecanismo de los limpiaparabrisas para que no se bloqueen por acumulación de nieve.

Revisar y cambiar el líquido de refrigeración para el invierno

Conducir con refrigerante desgastado es una mala idea durante todo el año, pero es especialmente malo en invierno. El refrigerante gastado puede congelar y destruir su motor. Pero hay más en el refrigerante que sólo la protección contra la congelación. El refrigerante fresco evita daños por corrosión en el núcleo del calentador, el radiador y la bomba de agua. Una vez que comienza la corrosión, el núcleo del calentador se tapona y le hace perder calor. Sólo esa reparación ya tiene un alto coste. Si no puede recordar la última vez que cambió el refrigerante, cámbielo ahora. Es un seguro barato contra reparaciones costosas más tarde.

Revisar las ruedas de cara al invierno

Esto puede significar un par de cosas distintas. Si vive en zona de montaña con nieve frecuente, le puede interesar invertir en neumáticos para nieve o simplemente asegurarse de que sus neumáticos actuales no estén demasiado gastados. Si usted conduce con frecuencia en condiciones difíciles en el invierno, los neumáticos para nieve son una gran opción. Para condiciones particularmente peligrosas, puede comprar neumáticos para nieve con tacos. Si no compra neumáticos para nieve, querrá comprobar la presión de aire de sus neumáticos actuales. Consulte el manual de usuario de su vehículo para averiguar cuál debe ser la presión en invierno. Compruebe también el desgaste de la banda de rodadura.

Finalmente recuerde que si patina en una carretera helada, ¡no debe frenar!. Quite el pie del acelerador y gire hacia el lado del derrape hasta que se detenga por completo.

Preparar el maletín de emergencia

Las cosas útiles que debe tener en su coche son: cadenas o la alternativa textil de calcetines para ruedas, unos guantes, una manta ligera, y un rascador de plástico para los cristales. Le recordamos que los triángulos de emergencia son obligatorios en cualquier época del año para señalizar su vehículo en caso de avería.

En Autosjea estaremos encantados de aconsejarle en cualquiera de los puntos indicados para que usted tenga la seguridad de que su coche está bien preparado para pasar el invierno.

Deja un comentario

Consejos del automóvil

Noticias, consejos y tutoriales para que tengas tu coche siempre a punto