¿Soy un buen conductor?. Las 6 señales que lo demuestran

el buen conductor

Si quieres mejorar tu forma de conducir quizás es buena idea vigilar las señales que indican que eres un buen conductor y así, comprobar si lo estás haciendo bien.  Son mas bien pocos, los que puedan decir que tienen un forma de conducir «perfecta», pero también hay señales que advierten de una conducción segura y adecuada. ¿Estás haciendo las cosas bien o por el contrario hay alguna que se te escapa?

Sabemos que no se trata solamente de atender a las normas de la carretera. Se trata además de toda la actitud al conducir y el comportamiento seguro y atento en todo momento.

El desafío es aprender las conductas de los conductores «seguros» e intentar mejorar. Para ello, hemos concretado en los 6 hábitos que tienen los buenos conductores, de forma que si queremos mejorar nuestras habilidades y actitudes al volante, podamos ponernos manos a la obra. Esto es lo que hacen los buenos conductores:

 

1. Conocen los límites de velocidad en cada tramo

Parece algo obvio, pero hay que tener en cuenta que a veces, las señales de tráfico no son del todo claras. ¿Sabes cual es la velocidad máxima permitida en autopistas?. ¿Y en carreteras nacionales?. ¿Sabes cual es la velocidad máxima en tramos con obras?. Si conduces por un país que no conoces, ¿sabes cuales son las normas?. De esta forma, si no lo ves claro o tienes dudas, al menos ya sabes las reglas generales.

Por otro lado, a menudo los conductores pasan el límite de velocidad. Hay que tener claro que los límites de velocidad no se reducen porque sí. Siempre hay alguna buena razón. Normalmente obedecen a una necesidad en tramos particularmente peligrosos donde la velocidad alta puede resultar en una mayor probabilidad de accidentes. Y ya sabes, si vas muy rápido tendrás mayor dificultad para gestionar situaciones que no esperas.

Mantener la velocidad dentro de los límites es in duda, una señal de que eres un buen conductor.

 

2. Se centran en la carretera

El buen conductor está conduciendo, y nada más. Un conductor al que le importa la seguridad al volante, no lee mensajes ni habla por teléfono. Tampoco se ocupa de las necesidades de los pasajeros. Si hay necesidad de hacer algo de eso, el buen conductor parará cuando tenga la ocasión y de forma segura , hará lo que tenga que hacer. Según los estudios, el uso del móvil mientras se conduce, aumenta el riesgo de accidente enormemente. Se trata de mantener las manos en el volante y los ojos en la carretera.

 

3. Descansan regularmente

La fatiga del conductor es una de las principales causas de accidentes en carretera. Según las encuestas:

  • un 5% de los conductores admite que nunca para ni una sola vez en conducción de largas distancias.
  • El 28% admiten que siguen conduciendo incluso si se encuentran cansados porque quieren llegar antes al su destino
  • 1 de cada 10 conductores se han quedado dormidos mientras conducían

Está claro que esas acciones son claramente arriesgadas. Según los expertos, los accidentes causados por falta de descanso del conductor tienen una probabilidad de casi el doble de terminar en un accidente de alto impacto y daños mucho mayores, ya que el conductor no está despierto para minimizar los riesgos. Lo que hacen los buenos conductores: planificar las paradas y dejar mas tiempo para llegar al destino. Si están cansados, paran, descansan, estiran y echan una siesta. Un buen café también ayuda.

 

4. Están completamente sobrios

Los buenos conductores no beben ni toman ningún tipo de drogas antes o durante la conducción. Nada de nada. No se trata solo del conductor. Se trata de también de los acompañantes, de otros peatones y coches. Si quieres beber alcohol, hazlo cuando llegues a tu destino.

 

5. No se fían

Quizás, llegados a este punto, creemos que basta con respetar los limites de velocidad, estar sobrios, no distraernos y descansar cuando lo necesitemos para ser buenos conductores. Pues casi. Nos falta no fiarnos, ni de nosotros mismos ni de los demás. Debemos mantener los ojos bien abiertos y estar muy vigilantes. Los demás conductores pueden no ser grandes conductores y por eso no hay que fiarse. Ni un pelo. Según los estudios, el exceso de confianza al volante es uno de los factores de riesgo mas importantes a la hora de tener accidentes de tráfico.

 

6. Mantienen su coche en óptimas condiciones

Sobre todo lo referente a seguridad, neumáticos y frenos. Un buen conductor, no dudará si tiene que cambiar los neumáticos o el aceite del coche. Mantendrá su coche a punto, con todas las revisiones hechas.

Sabiendo todo esto, ¿te consideras un buen conductor?

Deja un comentario

Consejos del automóvil

Noticias, consejos y tutoriales para que tengas tu coche siempre a punto